|

Cómo renovar una cocina de alquiler

Si quieres renovar una cocina de alquiler, has de fijarte en los aspectos fundamentales que son los que facilitarán la vida a tus inquilinos. No se trata de gastar mucho, pero sí de ofrecer buenas prestaciones a las personas en la cocina. Por eso, al menos debe tener mobiliario adecuado y que se adapte a las necesidades de la familia que va a vivir allí.

Renovar cocinas de alquiler con buen gusto

El mueble de cocina, cuya encimera es recomendable que sea de mármol, pero también puede ser de madera, ha de estar realizado con madera o materiales de mejor calidad para evitar que no se hinche una vez que entre contacto con el agua. Este es uno de los problemas comunes en la cocina y que hacen que al final lo barato salga caro. Puedes renovar el aspecto de tu viejo mueble de cocina solo cambiando los tiradores.

Por otro lado, no debes gastar mucho en las sillas y mesa de cocina y de comedor porque no sabes qué uso van a darle las personas que vivirán allí, pero sí que tienes que ofrecer algo que proporcione atractivo, ya que así llamarás la atención de posibles inquilinos por el diseño, y comodidad para que se sientan a gusto en su nueva casa. Además, la mesa debe adaptarse a la cantidad de personas que pueden vivir allí, algo que imaginarás según el tamaño de tu vivienda, y por supuesto adaptada a la cocina. Te recomendamos las mesas extensibles porque así pueden recibir visitas y estar mejor en su casa.

Una solución muy económica para segundas viviendas y pisos de alquiler en espacios reducidos es la Mesa de cocina FLY con alas abatibles, perfecta porque ocupa poco espacio apoyado en cualquier pared y tiene un precio muy económico. Puede pasar de las medidas 31x77x78 cerrada a ser una mesa de hasta 140×77 cm, mucho más práctica y amplia para ocasiones especiales. Se ha realizado con una estructura en tablero de partículas melanimizado con un diseño sencillo de líneas rectas.

mesa de cocinas alquiler abatible

Por otro lado, otros consejos recomendables son pintar de nuevo las paredes y techos, cambiar el menaje de cocina si se facilita, poner algún escurridor y accesorios económicos de primera mano que agradecerán. También puedes no dejar nada de estas cosas y que tus inquilinos decidan qué es lo que quieren comprar durante su estancia en tu vivienda (durante el alquiler suya).

Si quieres, puedes concretar estos detalles con el nuevo inquilino, así podrás personalizar la vivienda de acuerdo a sus requerimientos sin gastar mucho, y asegurándote de que no harán un destrozo en tu hogar. Con respecto a si incluyes nevera, microondas, cocina y demás elementos es tu decisión, sabrás que además esto encarecerá el precio del alquiler para compensar los gastos en compras y mantenimiento.

¿Y si eres inquilino?

Lo mejor es que acuerdes todos los aspectos antes de alquilar la vivienda, sabiendo qué puedes o no puedes hacer. Si quieres pintar las paredes de otro color puedes planteárselo a tu casero, aunque esto te suponga un pequeño sobrecoste ya que se trata solo de la cocina. También puedes plantearte el papel pintado para cocinas.

Lee por tanto muy bien el contrato y pregunta para ver qué puedes hacer y qué no y negociar aquello que consideres importante. Con pequeños detalles podrás cambiar completamente el aspecto de la cocina y adaptarla a tu gusto sin tener que hacer reformas ni perjudicar a la persona que te alquila la vivienda.